miércoles, 16 de abril de 2014

¡Hay que romper moldes!

Últimamente, estoy recibiendo bastantes consultas, sobre el revelado de la película en blanco y negro y más concretamente, sobre la combinación entre químico (revelador) y película, así como sobre el uso de ésta, en cada ocasión.

He llegado a la conclusión, que se está perdiendo la sana tradición de probar y experimentar, para poder obtener los triunfos y fracasos, imprescindibles, para poder adquirir conocimientos y poder determinar, lo que más nos conviene en cada momento.

La práctica del sistema de "prueba-error", con el tiempo, se ha limitado en la prueba de diferentes películas, pero no se suele pasar de ahí, al menos, por un numeroso grupo de usuarios de la fotografía química.

Se está perdiendo la noción, de la influencia que tiene cada elemento y de cómo podemos (que no "debemos") usarlo. En la fotografía no hay leyes, hay caminos que debemos explorar. Si no lo hacemos, jamás sabremos a dónde nos llevan y si nos gusta el lugar. Hay que deshacerse de los moldes y estereotipos, que al parecer, se han ido instaurando, al perderse las buenas prácticas.

Me gusta mucho escuchar las opiniones y creencias de cada persona que me realiza una consulta y hay muchas coincidencias y frases que se repiten, que voy a tratar de resumir a continuación:

  • Si hay poca luz, uso película de alta sensibilidad, ASA 400 o 3200.
  • Al usar película muy sensible, uso el mismo revelador que de costumbre, pero dando el tiempo de revelado (más largo) y tipo de procesado, que indica el fabricante.
  • Uso el mejor revelador (el más caro), porque mejor resultado da y es válido para cualquier tipo de película, ya que lo indica el listado del fabricante.
  • La película de ASA 400, la fuerzo a 800, cuando necesito una película más sensible, para escenas con poca luz. 

Todo son caras de extrañeza y estereotipos rotos, cuando a quien realiza la consulta, le explicas o preguntas cosas como:
  • ¿Has probado alguna vez a sobre-exponer y sub-revelar una película? ¿Sabes que efectos tiene?
  • Se puede usar película de alta sensibilidad nominal, para escenas muy bien iluminadas, para conseguir ciertos resultados, que te pueden interesar.
  • ¿Sabes que hay película de grano tradicional y de grano en tableta? ¿Y que hay reveladores, que funcionan mejor con uno que con otro?
  • El tipo de grano de la película, nos ayuda a conseguir un resultado u otro y nos permitirá "jugar" más con los sub y sobre-exposiciones, así como con los revelados.
  • La concentración del revelador, el tiempo del revelado y la agitación, es de vital importancia, para modificar los resultados y puede hacer que consigamos lo que buscamos, o no.
  • ¡Deja de seguir al pie de la letra, las recomendaciones del fabricante!
  • El valor "absoluto" de la temperatura del revelador no es importante, lo importante es que siempre tengamos el valor que nosotros queramos tener.
  • ¿Conoces lo que es un revelador desatendido? ¿Lo has probado alguna vez? Puede ayudarte a encontrar resultados, que hace mucho tiempo que buscas y no encuentras.
  • ¿Sabes que formulación tiene el revelador que usas y que efectos tiene cada componente en la película?
  • ¿Que lavado realizas a la película? ¿Sabes que dureza tiene el agua que usas? ¿Controlas la temperatura del agua del lavado? Según sea ésta, puede tener influencias en la película.
  • ¿Conoces la influencia de la desviación en el tiempo del revelado, según el tiempo total utilizado?

Podría alargarme mucho más, pero no lo creo conveniente y sólo quería animar a todo aquel usuario (experimentado o aficionado) a que retome la práctica, que hace un tiempo era lo más habitual, de probar, experimentar, investigar, indagar.... y sobre todo ¡disfrutar de la fotografía! que es un mundo que no tiene fin.

miércoles, 2 de abril de 2014

Taller fotomecánico: Canon Canonet 28

Canon, fabricó desde principios de los años 60, hasta principios de los 80, una serie de cámaras telemétricas, destinadas al usuario aficionado, si bien, también fueron usadas como cámara de respaldo, por muchos fotógrafos profesionales. Esta serie de cámaras, fueron las llamadas "Canonet".

Dentro de esta serie de cámaras, se encuentra la Canonet 28. Una cámara pequeña, ligera y compacta, con una excelente objetivo Canon, con una distancia focal de 40mm y una abertura máxima f:2.8

Canon Canonet 28


El fotómetro integrado en el objetivo, está vinculado a un circuito de exposición automática programada, que selecciona el diafragma y la velocidad de obturación óptima (entre 1/30s y 1/600s), para cada exposición.

La fotometría puede ser bloqueada y mantenida, pulsando el botón de disparo, pero antes de accionar el obturador. Esto nos permite, seleccionar que la cámara realice la fotometría, en la zona que deseemos de la escena.

La cámara tiene dos sistemas de trabajo, exposición automática programada "A" y selección de diafragma, entre f:2.8 y f:16, a una velocidad constante (e invariable) para uso del flash.

Sin lugar a dudas, se trata de una cámara muy fácil y divertida de usar. Bajo mi punto de vista, una muy buena opción para todo aquél que quiera iniciarse en la fotografía argéntica, pero desee un mínimo de calidad en los resultados. También la podemos considerar como una excelente opción, para aquellos momentos en que no queremos (o no podemos) llevar un equipo pesado y/o queramos pasar desapercibidos. En definitiva, una cámara "todo-terreno", capaz de obtener unos muy buenos resultados, en cualquier situación.

El paso del tiempo, hace mella en algunos elementos de las cámaras clásicas. Uno de ellos, y el principal, es el perfil de sellado, para asegurar la estanqueidad lumínica, dentro de la cámara.

La unidad que ha motivado esta entrada, fue sometida a un cambio integral, de la totalidad del perfil de sellado y éste es el estado que presentaba, que incluso dificultaba la abertura de la compuerta trasera, para poder cargar la película:











Y este es el resultado final, tras el cambio de la junta, con el espesor, el material y la densidad apropiada, para esta cámara (cada cámara necesita un tipo diferente, que sea el apropiado), más una limpieza interna y externa general, así como del visor y el objetivo:











Nos sentimos orgullosos de poder decir, que esta cámara, que había estado olvidada dentro de un cajón, volverá a "dar guerra", gracias a la puesta a punto que le hemos sometido.