martes, 26 de julio de 2016

Suciedad en las lentes.

Por todo es sabido, que el objetivo de una cámara, está compuesto de por lo menos una lente, aunque lo normal es que sea por un conjunto de lentes convergentes y divergentes, combinadas entre sí, de una determinada manera. Ésto es lo que principalmente determina las características de un objetivo.

De la misma manera, los conjuntos de lentes, están dispuestos de forma determinada, dentro del objetivo, que teóricamente forma una cavidad estanca, pero ésto no es del todo cierto, ya que entre las partes móviles del objetivo, existen ciertas holguras y a través de ellas, se filtra el aire, que contiene humedad y la suciedad. Se dice que el objetivo, está compuesto por "barriletes". 

Conjunto de lentes del barrilete trasero
Objetivo Minolta MC Rokkor PF 50/1.7 

Conjunto de lentes del barrilete delantero
Objetivo Minolta MC Rokkor PF 50/1.7 

Detalle del interior del barrilete trasero
Objetivo Minolta MC Rokkor PF 50/1.7 

Ésto ocasiona depósitos sobre la superfície de las lentes y por ende, rebotes (reflexión difusa) del haz de luz que las atraviesa. Estos rebotes, ocasionan falta de nitidez en la imagen, poco contraste y sobretodo, falta de acutancia. A este efecto, se le suele llamar "flare".

Reflexión difusa del haz de luz
al cruzar una lente con suciedad

Las lentes que están montadas de forma conjunta, no suelen presentar problemas, porque forman una unidad muy estanca, dónde es difícil que pueda entrar suciedad y/o humedad. Algo que no ocurre en las caras externas de los conjuntos o en las lentes montadas de forma individual.

Otro aspecto a tener en cuenta, es el de los montajes de lentes mediante cementado. Ésto no es otro, que la unión rígida y permanente, entre dos o más lentes. Esta unión es sólida y completa, entre las superfícies de las lentes y se dice que están "cementadas". El material que las une (antiguamente se usaba Bálsamo de Canadá), forma una capa muy delgada entre ellas, creando un total hermetismo, que las previene de cualquier posible filtración. El problema es que con el paso del tiempo, las propiedades mecánicas del material utilizado para el cementado, van mermando, llegando incluso a producirse un parcial desprendimiento entre las lentes y/o una disminución del hermetismo. Para solucionarlo, sólo puede hacerse separando las lentes, para poder limpiar las superfícies y volver a cementar de nuevo.

Fallo en el material de cementado 

La humedad que se filtra en el interior de un objetivo, puede llegar a ocasionar graves trastornos en la superficie de la lente, como la aparición de hongos, que incluso son capaces de erosionarla, formado micro cavidades, que arruinan la lente. En función del grado de afectación y del tipo de lente, puede recuperarse mediante un tratamiento mecánico de pulido.

Lente afectada por hongos
Proceso de pulido
Resultado final

Destacar también, que las superfícies de las lentes y su recubrimiento (en caso de poseer) son extremadamente delicadas y para su limpieza, hay que llevar a cabo un meticuloso protocolo, para no dañarlas, casi irreversiblemente.

Proceso de desarme de un objetivo
Mamiya Sekor C 70/2.8

Proceso de limpieza de un objetivo
Mamiya Sekor C 70/2.8

No hay comentarios:

Publicar un comentario