domingo, 6 de mayo de 2018

Sekonic Auto-Leader L38

Me gustaría presentaros a este estupendo exposímetro. Se trata del Sekonic Auto-Leader L38. Un exposímetro que se hizo muy popular en los años 60' entre los aficionados a la fotografía, por su practicidad y capacidad de medición.





Se trata de un exposímetro de célula fotovoltaica de selenio y eso, como ya vimos, significa que no necesita de ninguna batería para poder funcionar, porque la misma luz incidente es la que genera la tensión necesaria para mover la aguja del medidor. Como es evidente, cuanta más luz incida, más energía eléctrica se produce y más moverá el medidor.

Como también vimos en la anterior publicación, los exposímetros de célula fotovoltaica, adolecían de falta de sensibilidad, o lo que es lo mismo, la célula debía ser de mayor tamaño, cuanta menos luz tuviese la escena, de una manera inversamente proporcional. Esto limitaba a la sensibilidad máxima posible de medición, puesto que para conseguirlo, debían disponerse unas células de gran tamaño, inviables para un exposímetro que debía caber en la bolsa fotográfica o incluso en el bolsillo del pantalón. Además, para poder disponer de precisión en la lectura, las células debían poderse añadirse o quitarse, de forma escalable, en  función de la sensibilidad requerida.

Este exposímetro solucionaba este problema de una manera muy sencilla, a la vez que efectiva. En primer lugar, disponía de una célula frontal, que se podía cubrir con una tapa, la cual disponía de un orificio por dónde poder entrar la luz. Con la célula cubierta, se podían realizar las lecturas en escenas altamente iluminadas (días soleados, con un valor de exposición E.V. en ASA 100, de 12 a 18). Con la célula descubierta (tapa levantada), se podían realizar lecturas en escenas medianamente iluminadas (con un valor de exposición E.V. en ASA 100, de 7 a 13). Por último, para las zonas menos iluminadas, disponía de una célula adicional, en la parte trasera del aparato, que desplegándola, activaba esta segunda célula, conectándola al circuito eléctrico, ya que mientras está plegada, permanece desconectada de él, para que no se vean alteradas las mediciones cuando ésta no se requiere. Ene este caso, se pueden realizar mediciones en zonas muy poco iluminadas (con un valor de exposición E.V. en ASA 100, de 5 a 11). Como se puede deducir, con este exposímetro se pueden realizar lecturas de entre E.V. 5 a 18, (en ASA 100), aunque en otras sensibilidades, la escala se amplía a valores de E.V., de 2 a 19.






Hay que tener muy en cuenta que, la escala no se cambia automáticamente al abrir la tapa de la célula delantera o desplegar la célula adicional. Eso quiere decir que, cada vez que se realiza algún cambio en las células de sensibles, hay que realizar un cambio en la escala del medidor. Ésto, que puede llevar a confusión y error en la lectura, se trata de solucionar mediante unos recordatorios de colores:
  • Un punto rojo visto con la tapa delantera cerrada, con selector de medición marcado como "CLOSED", en color rojo.
  • Marca azul vista con la tapa delantera abierta, con selector de medición marcado como "OPEN", en color azul.
  • Célula adicional desplegada, con selector de medición marcado como "AMP", en color negro.

Estas son sus principales características:
  • Amplia escala de sensibilidades: ASA 6 a ASA 12.000.
  • Escalas: DIN y ASA.
  • Escala de diafragmas: f:1 a f:22
  • Escala de velocidades de obturación: 1/1000 (marca de 1/2000 pero no hay el “2000” a 8 seg
  • Escala para cine: 64 a 8 fps.
 Principales ventajas:
  • Reducido tamaño y muy lijero.
  • No necesita batería.
  • Amplia gama de sensibilidades.
  • Escala de cine.
Principales inconvenientes:
  • Posibles lectura erróneas, debido a la no automatización en la selección de sensibilidades.
  • Limitada vida activa de la célula de selenio (se agota con el paso de los años).
  • Solo es posible realizar lecturas de luz incidente, con una amplio ángulo de medición.
Este exposímetro se vendía con esta presentación:








 A continuación, un detalle de la bonita funda que lo acompañaba:





A pesar de los inconvenientes mencionados, es un exposímetro perfectamente válido, incluso a día de hoy y muy recomendable, por su sencillez y reducido tamaño.