viernes, 6 de junio de 2014

Minolta Hi Matic 7S

El pasado fin de semana, durante la visita que realizamos al festival Revela-T, "adoptamos" a un nuevo componente en la familia. Éste no es otro, que una Minolta Hi Matic 7S, que con cara triste, nos pidió que la llevásemos a casa, para darle una nueva vida y así lo hicimos.

Minolta Hi Matic 7S

Minolta Hi Matic 7S

Minolta Hi Matic 7S

 Minolta, siempre ha sido una marca de equipos fotográficos, por la que siempre me he sentido atraído. Quizás, porque algunas cámaras de esta marca, fueron las que me acompañaron en mis primeros contactos, con el mundo de la fotografía.

La cámara presentaba varios signos, típicos del paso del tiempo, que habían dejado mella en ella y afectaban al buen funcionamiento.

Los problemas detectados fueron:

  • Obturador bloqueado: algo típico en estas cámaras, en las que el recubrimiento de las láminas del obturador, hace que con el tiempo, se queden pegadas unas con otras, y el muelle del accionamiento del obturador, no tenga fuerza suficiente, para accionarlo. Eso se traduce, en que el obturador no se abre, al dispararlo, para tomar la fotografía, con lo que la luz, no incide en la película (obviamente).
  • Anillo de velocidades agarrotado: otro de los típicos problemas de este modelo de cámaras, es que se seque el lubricante del accionamiento del mecanismo de selección de las velocidades y provoca que su accionamiento sea muy costoso.
  • Visor con niebla: algo típico no sólo en este modelo de cámara, si no en casi todas las cámaras telemétricas y que dificulta el enfoque o por lo menos, hace muy desagradable ver a través del visor, para poder encuadrar.
  • Telémetro desajustado: el sistema telemétrico, para poder enfocar, se presentaba muy desajustado, quizás por culpa de algún golpe.
  • Juego entre cámara y objetivo: otro de los problemas característicos de este modelo de cámara, en que el juego de helicoides, del accionamiento del mecanismo de enfoque, adquiere demasiada holgura.
  • Juntas de estanqueidad en mal estado: algo inevitable y que causa el paso de los años. La junta de espuma, se deteriora y se deshace, quedando totalmente inservible.
Todo lo detectado, nos pareció muy normal en este tipo de cámaras y fácilmente reparable, así que no dudamos en "adoptarla".


Antes de explicar el procedimiento de la restauración realizada, me gustaría dar una pequeña pincelada, sobre la historia de esta cámara:

Minolta presentó en el año 1962, la serie de cámaras telemétricas Hi Matic. La primera de ellas, con una lente Rokkor de 45mm y f:2.8 o 45mm f:2, con un fotómetro incorporado de célula de selenio. En 1963, apareció al mercado, la Hi Matic 7, con un objetivo mejorado, de 45mm y f:1.8, un fotómetro muy mejorado, de Sulfuro de Cadmio (CdS), con compensador de luz, como veremos más adelante, que dio muy buena fama a la marca y la opción de control manual de la exposición, algo que no sucedía en el modelo original. En 1966, apareció el modelo Hi Matic 7S, con algunos ligeros cambios respecto a su predecesora, que es el modelo que nos ocupa.

El último modelo de la saga Hi Matic, se presentó en 1984 y ya contaba, entre otras cosas, de sistema de enfoque automático.

Características técnicas.

  • Formato de 35mm.
  • Enfoque por telémetro incorporado.
  • Lente Rokkor PF de 45mm de distancia focal y f:1.8. Consta de 6 elementos, montados en 5 grupos. Montura de filtros a rosca, de 55mm.
  • Rango de enfoque, de 0,9m a infinito. Anillo marcado en metros y pies.
  • Visor con telémetro incorporado, de imagen superpuesta en el centro (en forma de rombo de color amarillo). Marcas brillantes de encuadre, con corrección automática de paralaje. Exposímetro de aguja, con escala de valor de exposición y marcas de sobre y sub exposición.
  • Sensor de fotómetro, montado en anillo de objetivo, para tomar la luz a través de los filtros, con sistema compensador CLC (Contrast Light Compensator).
  • Sensibilidad ajustable, desde ASA 25 hasta ASA 800. Interruptor de exposímetro, en el seleccionador de la sensibilidad de la película, para conservación de la batería.
  • Alimentación del exposímetro, a través de una batería de 1,35V, de mercurio. La batería no afecta al funcionamiento del obturador, en modo manual.
  • Funcionamiento automático (la cámara elige la velocidad de obturación y el diafragma utilizado en cada caso) o manual (podemos escoger cualquier diafragma y velocidad que de desee).
  • Obturador SEIKO-LA, con velocidades 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, 1/125, 1/250 y 1/500 de segundo, más posición B, de bloqueo en abierto del obturador a tiempo indefinido.
  • Autodisparador mecánico de 10s.
  • Zapata de accesorios, con contacto caliente para flash, más conector adicional sobre el objetivo.
  • Avance de la película, de un solo accionamiento, con ángulo de giro, de 220º.
  • Contador de número de exposiciones, con puesta a cero automática, al abrir la puerta trasera.
  • Dimensiones: 140 x 82 x 73 mm.
  • Peso: 720 g.
Portada del manual de usuario

Descripción de dispositivos del
manual de usuario


Esta cámara, ofrece la posibilidad de ser utilizada, mediante su sistema de exposición totalmente automática o manual. Para la función automática, basta con seleccionar y hacer incidir las dos "A" que figuran en los anillos de selección del diafragma y el de la velocidad de obturación, que monta el objetivo. En este caso, el circuito electrónico del exposímetro de la cámara, determina la mejor relación entre velocidad y abertura (diafragma), para la exposición.

Posición para función  de exposición Automática


Para utilizar la función manual, basta con seleccionar la velocidad y el diafragma que deseemos utilizar en cada momento. El exposímetro incorporado, nos informa del valor de exposición (EV) que ha medido y podemos seleccionar ese valor, en la ventana practicada en el anillo de selección de la velocidad de obturación, a través de los valores de exposición que aparecen en ella, al girar los anillos.

Función manual

El cuerpo de la cámara, tiene un indicador de carga correcta de la película, para asegurarnos que se haya cargado bien, a la vez que nos muestra el avance correcto de ésta, a través de una marca de color rojo, que aparece en la ventana del indicador y va moviéndose, a medida que la película vaya avanzando.

Indicador de carga y arrastre correcto de la película



Restauración.


1. Limpieza del visor y ajuste del telémetro: para ello, se desmontó la totalidad de los elementos que configuran el cabezal de la cámara, para poder acceder a los componentes del visor y el telémetro. Se ajustó horizontalmente el telémetro, ya que había un desfase bastante acusado y se recalibró el ajuste vertical.

Vista del conjunto del telémetro y ajuste del exposímetro

Visor y telémetro

Ajustes de exposímetro

Espejo de telémetro

Vista zenital del mecanismo
Imagen a través del visor, después de la limpieza


2. Cambio de juntas de estanqueidad: se procedió a retirar todos los restos de junta deteriorada y se substituyó por una nueva junta, de iguales características que la original.

Cambio de junta de estanqueidad

Cambio de junta de estanqueidad


3. Desbloqueo del obturador: se procedió a desmontar el exposímetro y el elemento frontal de la óptica (barrilete), para acceder al obturador. Se limpió y se retiraron todos los residuos, que impedían el libre movimiento de las láminas, al no permitir el deslizamiento entre ellas.

Anillo de exposímetro retirado

Interior del anillo del exposímetro

Láminas de obturador

Lentes de cuerpo frontal del objetivo

Limpieza de láminas de obturador

Láminas de obturador después de la limpieza


4. Lubricado de mecanismos: se procedió a lubricar los mecanismos de accionamiento, así como el de selección de velocidad de obturación, para facilitar el movimiento.

Rango de enfoque

Conector para flash

Palanca de arrastre, ventana de contador de número
de exposiciones y botón de disparador


Conclusiones y opiniones personales.

La Minolta Hi Matic 7S, es una cámara fotográfica, muy práctica, a la vez que competente y de muy buena calidad. Eso es así, tanto por los materiales utilizados, como por sus soluciones técnicas adoptadas, así como por su óptica Rokkor, de fama más que contratada. Esta cámara, puede ofrecer muy buenos momentos y disfrute de la fotografía, tanto a aficionados, como a profesionales. Mi recomendación es plena, para todo aquel que busque una cámara de las características mencionadas.