viernes, 29 de marzo de 2013

YASHICA-MAT

Cámara TLR, de doble objetivo, Yashica-Mat, de Formato Medio (6x6).


Una perfecta opción, de muy alta calidad, para la fotografia de Formato Medio, con negativos de formato 6x6.

Arrastre de película automatizado (de ahí su nombre), que detecta el comienzo de la película y se sitúa automáticamente en el lugar exacto, para realizar la primera exposición.

Excelente óptica Yashinon, de 75mm y f:3.5, de muy alta calidad, que proporciona unos excelentes resultados y unos negativos muy definidos y contrastados.


La lente principal, posee un sistema de anclaje para filtros y accesorios, tipo bayoneta I de Rolleiflex, siendo así totalmente compatibles entre ellas.

AGFA ISOLETTE I

La Agfa Isolette es una cámara compacta y plegable, mediante fuelle, de Formato Medio. Una muy buena opción para poder aprovechar las ventajas de este formato, sin acarrear una cámara pesada y de grandes dimensiones.

Agfa Isolette I
Este modelo en concreto de Isolette, es el modelo I. En este caso, cuenta con una lente Agfa Agnar de 85mm y f:4.5, que es la más modesta, de todas las lentes que montaron estas cámaras (montaron lentes Agnar, Apotar y Solinar, siendo ésta última la de mejor rendimiento), pero no por ello, una opción a no tener en cuenta, ya que incluso ésta, ofrece una calidad más que aceptable.

Objetivo Agfa Agnar 85mm f:4.5
Dentro del Formato Medio, usando película de 120, según la cámara utilizada, podemos obtener tres formato de negativo, 6x4.5, 6x6 y 6x9, siendo el de 6x6, el que proporciona esta cámara.

Con obturador Vario, fabricado en Alemania por Gauthier (el mismo que fabricó el famoso obturador Pronto), y utilizado desde el 1912, se cultivó una excelente fama de robusto y preciso, siendo una característica diferenciadora, para las cámaras que lo montaban. Con sólo las posiciones 200, 50, 25 y B, correspondientes a las velocidades de obturación más elementales de 1/200, 1/50, 1/25 y posición de apertura constante (Bulb), solo con indicaciones, sin enclavamientos.

Diafragmas seleccionables desde f:4.5 hasta f:32, sin enclavamientos y enfoque por estimación, ya que este modelo de Isolette, no posee telémetro.

El arrastre de la película, se realiza a través de un mando giratorio, sin automatismo y el posicionado de la siguiente exposición, se realiza a través de la ventana trasera, con cristal de color rojo.

Detalle de parte superior y mando de arrastre.
El mecanismo de plegado del objetivo, permite poder guardarse en el bolsillo de la chaqueta, por sus reducidas dimensiones.


Aspecto de la cámara una vez plegada.
Sin duda alguna, una digna y excelente opción para iniciarse en el Formato Medio, a la vez que muy económica.


Canon Canonet 28

La Canon Canonet 28, es una versión económica y destinada al fotógrafo aficionado, o para usar en esos días, que uno no quiere preocuparse mucho o no hay tiempo para dedicarle a la cámara.

Sus reducidas dimensiones y su ligereza, la convierten en una herramienta muy fácil de llevar y de usar.
Canon Canonet 28

Su óptica Canon, de40mm f:2.8, le otorgan muchos éxitos y unos excelentes resultados.

Objetivo CANON LENS
40mm f:2.8
Trabaja siempre bajo una exposición programada y es la cámara quien decide, que diafragma y que velocidad de obturación usar, en cada caso.

Dentro del visor, podemos ver la aguja del fotómetro, que nos indica la velocidad que va a usar el obturador y cuando la velocidad esté fuera del rango de sus posibilidades, la aguja se situará dentro de unas zonas de color rojo, situadas en los extremos de la escala de velocidades y trabará automáticamente el botón del disparador, para que no podamos realizar la toma.

Como ya he comentado, esta cámara no permite seleccionar el diafragma que deseamos (prioridad de diafragma), ni tampoco una velocidad (prioridad de velocidad de obturación), pero sí que podemos seleccionar una lectura de la exposición, dentro de la escena y prefijarla con solo presionar ligeramente el botón del obturador. Con esa particularidad, podemos escoger la exposición que más deseemos, de entre todas las que hay en la escena a fotografiar.

Tampoco posee la función de control automático de paralaje, al mover el enfoque, ya que las marcas de encuadre son completamente fijas.

Un anillo en la base del objetivo, nos permite seleccionar la función automática, antes descrita, al posicionarlo sobre la marca "A" o escoger un diafragma, entre 16-11-8-5.6-4-2.8, para el uso de un flash, no dedicado a esta cámara, ya que el flash fabricado por Canon, para usar con esta cámara, puede ser usado en la función automática A, sin necesitar ningún tipo de ajuste.

Un sencillo, a la vez que útil mecanismo, nos informa en la parte trasera, que la película ha sido correctamente cargada en la cámara y que ésta está siendo arrastrada como debe. Esta información la podemos ver a través de una ventanita, dentro de la cual, veremos moverse una pieza con rallas rojas y blancas, si la película ha sido cargada correctamente. Si esto no sucede es que ha habido un problema durante la carga de la película.

La cámara posee el clásico telémetro de interposición de una imagen espectral de color amarillo, en el centro del visor, que en este caso, es de muy alto contraste y facilita mucho el enfoque. El único problema que puede presentar, es la falta de exactitud, al estar muy poco separadas las dos ventanas que lo configuran (visor/telémetro). El rango de enfoque es de 80cm hasta infinito.

Vista superior y detalles del objetivo.
La fotometría, se realiza a través de una foto resistencia, situada en la parte superior, del anillo frontal del objetivo y no a través de las lentes, pero que también realiza automáticamente la corrección de la exposición, si usamos algún filtro corrector.


Sin duda alguna, una opción a tener muy en cuenta, si se busca una cámara fácil de usar, con una buena óptica y con una excelente calidad de fabricación.

Como la mayoría de las cámaras de esta época, el material que asegura el hermetismo lumínico, entre la tapa trasera, para la carga de la película, y el cuerpo de la cámara, se descompone con el paso del tiempo y debe ser substituido. Esta unidad no se ha salvado de este problema y está a la espera de que le sea cambiado, como al resto de cámaras de la colección. Es una tarea habitual, muy necesaria, pero de escasa complejidad.


Junta de hermetismo dañada.

Junta de hermetismo en mal estado.

miércoles, 20 de marzo de 2013

El efecto "flare"

El efecto llamado "flare" (del inglés "llamarada"), se produce en una fotografía, cuando parte del haz de luz que entra en el objetivo de la cámara, se refracta al atravesar las diferentes lentes que lo componen y rebota en las paredes del interior del cuerpo del objetivo.

El efecto de refracción del haz lumínico, se produce justo en el momento de atravesar el cristal de las lentes y parte de ese haz, se desvía de su trayectoria inicial. Los haces de luz que se proyectan sobre la superficie interior del cuerpo del objetivo, se reflejan y "rebotan" de forma repetida, entre ésta y las lentes que hay en el interior del objetivo.

Esta reflexión, se repite de forma infinita, hasta que las pérdidas producidas después de cada reflexión, llegan a hacer desaparecer el haz.

Este efecto, produce una pérdida de contraste en la imagen captada y se acentúa más, cuanto mayor contraste exista en la escena a fotografiar. Puede verse muy claramente, en los contraluces y la pérdida, total o parcial, del contorno de las figuras.

Desde el punto de vista técnico, el efecto "flare", se considera "no deseado" y por eso, los objetivos se tratan para evitarlo al máximo posible.

Uno de los elementos tratados, son las lentes que configuran el objetivo y sus superficies se recubren con una película semitransparente, que evita en gran manera la aparición de este efecto óptico. La composición de este recubrimiento, es muy variable, según sea el fabricante y se debe encontrar un buen equilibrio entre transparencia y eficacia.

Otro de los elementos a tratar, con el fin de evitar el efecto "flare", son las paredes interiores del cuerpo del objetivo, que como hemos visto, es uno  de los principales causantes de la aparición del efecto, debido a ala reflexión de la luz sobre ella. Para ello, se pinta esta superficie, de un color y textura de máxima absorción lumínica. Éste no es otro, que el color negro mate profundo.

Hay que tener en cuenta, que este efecto, que desde el punto de vista técnico se desea evitar, puede ser aceptado y buscado, desde el punto de vista estético y artístico, ya que su formación, puede producir un efecto muy preciado.

Las lentes de los objetivos fotográficos, anteriores a los años 60, adolecen de un recubrimiento "anti flare" de muy poco rendimiento y los tratamientos para evitar la reflexión interior, no reducían del todo la reflexión interior. Sobra decir, que este tipo de objetivos, son un bien preciado, para los amantes de los efectos que produce este fenómeno.

Con la aparición o mejor dicho, la popularización de la película en color, se potenciaron y se mejoraron los sistemas para evitar la refracción de la luz, ya que la descomposición del haz en los colores que la componen, provocaban unas aberraciones cromáticas muy acusadas, ya que las lentes de los objetivos más primitivos, no poseían ningún tipo de recubrimiento para evitarla, además de producirse un efecto "flare" más que pronunciado. Es por ese motivo, que no es extraño ver grabado en muchos objetivos, anteriores a los años 60, la palabra "Color", indicando que las lentes han estado tratadas especialmente, para el uso de la película en color.

Ejemplo de efecto flare.
Foto: Catalá Roca.

lunes, 11 de marzo de 2013

ZEISS IKON Contessa LKE

La Zeiss Ikon Contessa LKE, sin lugar a dudas, una pequeña gran cámara. Presentada en Alemania, en 1963 y comercializada hasta 1965, se consideró como una cámara elegante y fiable.

Las cámaras Zeiss Ikon, estaban dotadas por fantásticos objetivos de Carl Zeiss, de fama y reputación mundial indiscutibles, Las lentes Carl Zeiss, eran usadas por prestigiosas cámaras como Hasselblad o Rollei. Este hecho, aportaba un "plus" de calidad en este tipo de cámaras.

Zeiss Ikon Contessa LKE - Vista general
Esta cámara está dotada de una óptica no intercambiable Carls Zeiss Tessar, de irrefutable reputación. El objetivo, cuenta con telémetro, de imagen espectral central, de color blanco. El obturador es PRONTOR, garantía de calidad y de un excelente funcionamiento.

Detalla de óptica Carl Zeiss Tessar y del obturador PRONTOR
Dotada de fotómetro analógico de aguja, visible tanto desde la parte superior de la cámara, como desde la parte superior del visor. Que las indicaciones de la aguja del fotómetro, sean visibles desde la parte superior del cuerpo de la cámara, permite un rápido ajuste de los valores de exposición, en posición de cintura, antes de encuadrar y disparar.

Además, a través del visor, gracias a un ingenioso sistema de lentes, podemos ver en la parte inferior, tanto la velocidad de obturación seleccionada, cómo el diafragma. Así pues, encontramos una clara y completa información, al mirar a través del visor: fotómetro, telémetro, velocidad de obturación seleccionada y diafragma.

Detalle de anillo de velocidades, diafragmas, fotómetro
y contador de exposiciones

Objetivo Carl Zeiss Tessar 50mm f:2.8
 
Anillo de selección de sensibilidad de la película.

Vista superior del fotómetro, contador de exposiciones, zapata de accesorios
y contacto caliente para disparo del flash.

Detalle de la lente y la anilla de enfoque.

AGFA PARAMAT

La AGFA PARAMAT es una cámara que fue destinada, al usuario aficionado a la fotografía, que o bien no poseía los conocimientos mínimos necesarios, para el dominio de una cámara profesional o bien, deseaba un uso rápido de la cámara, sin grandes complicaciones, para encuadrar y disparar, sin más dilación.
 
Esta cámara fue presentada en 1963, como mejora y perfeccionamiento de la anterior Agfa Parat, añadiéndole un fotómetro de célula de selenio, asociado a una automatización total de la exposición.
 
Como ya he comentado en alguna otra ocasión, en tiempos pretéritos, incluso las cámaras más básicas, destinadas al usuario aficionado, poseían unas excelentes ópticas, que conseguían un óptimo equilibrio entre contraste, flare, definición, posibles deformaciones geométricas y aberraciones cromáticas. Las lentes AGFA COLOR APOTAR son un claro ejemplo, como ya demostraron éstas y sus antecesoras, en las Agfa Silette. En el caso que nos ocupa, se trata de un 30mm de distancia focal y f:2.8 de diafragma máximo.
 
Agfa Paramat con lente APOTAR 30mm f:2.8
 
Se trata de una cámara de Medio Formato (no confundir con Formato Medio), que parte por la mitad, un fotograma de formato universal de 35mm, obteniendo uno de 18x24mm. Por este motivo, si usamos una película de 36 exposiciones, para el formato estándar, tendremos la posibilidad de exponer 72 imágenes, en el mismo carrete.

Agfa Paramat - Vista general.
La cámara no posee sistema de telémetro, pero sí que podemos realizar enfoque por estimación. Para ello, una escala de distancias y unos pictogramas, facilitan la tarea.

El obturador cuenta con dos formas de funcionamiento: "A" para activar el exposímetro automático, sin tener prioridad sobre nada y una escala de diafragmas, para seleccionar la velocidad de sincronismo del flash y poder seleccionar la abertura, según la distancia al sujeto y el número guía del flash que utilicemos.

Agfa Paramat - Vista posterior.

A través del visor, un pequeño indicador, a modo de disco de color rojo o verde, nos informará si la iluminación de la escena, es apropiada para poder tomar la fotografía. Se nos aparecerá un disco de color verde, para indicarnos que todo es correcto, en función de la sensibilidad de la película que hayamos seleccionado en el selector para tal fin, o un disco de color rojo, para indicarnos que estamos fuera del rango de posibles valores de exposición, que puede seleccionar la cámara. Si esto ocurre, la cámara no nos permitirá realizar la toma, trabándonos el botón del disparador.

Detalle del disparador.
Sin lugar a dudas, una cámara sin complicaciones, para un uso rápido, pero capaz de deleitar a cualquier usuario y perfectamente válida, incluso hoy en día.

domingo, 10 de marzo de 2013

YASHICA ELECTRO 35

La Yashica Electro 35, fue presentada en 1966 y es una cámara que se hizo muy popular, debido a su gran calidad de construcción, su excelente óptica y su facilidad de uso, ya que estaba destinado a un público aficionado, pero exigente en los resultados.
 
Yashica Electro 35 de 1966
 
A diferencia de los tiempos en los que estamos, antes, las cámaras destinadas a un público aficionado, no profesional, contaban con un excelente acabado, la calidad de los componentes era muy alta y las ópticas, aunque normalmente no intercambiable, era de una calidad excelente, como ocurre con la cámara que tratamos.
La Electro 35, es una cámara de formato universal (35mm), de lente no intercambiable, como comentábamos, de obturador electromecánico, con fotómetro y telémetro incorporados.

Yashica Electro 35 de 1966
 
Las lentes Yashinon, que fueron el perfeccionamiento de las anteriores lentes Yashikor, fueron, igual que sus antecesoras, el orgullo de la marca japonesa y que tanta fama le dieron en su época. Unas lentes con unos niveles muy reducidos de flare, gran contraste, nitidez y de aberraciones cromáticas muy reducidas. Son sin duda, unas lentes muy equilibradas, que garantizan el deleite de aficionados y profesionales de la fotografía.
Objetivo YASHINON DX 45mm f:1.7
El objetivo de la Electro 35, tiene una distancia focal de 45mm y una luminosidad de f:1.7. El anillo de diafragmas, cuenta con las posiciones preestablecidas de f:16/11/8/5.6/4/2.8/2/1.7, aunque puede seleccionarse cualquier posición intermedia, sin problema alguno. Unos dibujos de sol, nube y ventana, indican al fotógrafo más aficionado, cómo debe posicionar el anillo de diafragmas, para una correcta exposición.
 El obturador, COPAL ELECTRIC, cuenta con un anillo, con el que podemos seleccionar tres posiciones. B (Bulb): para exposiciones largas, dónde el obturador permanecerá abierto mientras mantengamos pulsado el botón de disparo. AUTO: para el uso de prioridad de diafragma, dónde el usuario seleccionará la abertura deseada del diafragma y la cámara calculará de forma automática, la velocidad de obturación. RAYO: la velocidad de obturación, se fija en la de sincronismo del flash, aunque al ser un obturador de plano focal, de láminas, el flash puede sincronizar a cualquier velocidad.

El objetivo, cuenta con un anillo de enfoque, marcado desde la posición mínima de enfoque (0.8m) e infinito, además de contar con unas marcas, para la información de la profundidad de campo, para cada posición del anillo de enfoque y cada abertura seleccionada en el anillo de diafragmas, para f:16, f:11, f:8 y f:4, pudiendo fácilmente interpolar las posiciones intermedias.


Detalle de objetivo con obturador COPAL ELECTRIC

La cámara posee telémetro, a base de sobreponer en el visor, una imagen central, en forma de rombo, de color amarillo. El contraste es bastante alto y por lo tanto, fácil de realizar el enfoque. La imagen espectral amarilla de enfoque, se genera a través de una ventana en forma de rombo, separada unos pocos centímetros del visor principal. En mi opinión, quizás demasiado poco separado, lo que ocasiona que posea una precisión un tanto reducida para el enfoque, sobretodo en distancias cortas. De todas maneras, esto no supone problema alguno, ya que el enfoque se puede realizar con la suficiente exactitud, para unas condiciones normales.
Detalle de ventana de telémetro integrado.
El objetivo posee también de un autodisparador totalmente mecánico.
El fotómetro integrado de Sulfato de Cadmio (CdS), recibe la luz a través de una ventana de abertura regulable, en el lado izquierdo del frontal. La abertura de esta ventana, está regulada por la posición del anillo de selección de sensibilidad de la película, situado en la parte superior de la cámara. Cuanto mayor sea el valor de sensibilidad seleccionado por el anillo, más abierta permanecerá la ventana del frontal del sensor del fotómetro y más luz le llegará.
Deatalle de ventana de sensor CdS del fotómetro integrado.
 
En la parte superior de la cámara, encontraremos el anillo de selección de la sensibilidad de la película, pudiendo seleccionar valores entre ASA-12 y ASA-500, con los valores intermedios 16, 20, 25, 32, 40, 50, 64, 80, 100, 125, 160, 200, 250, 320 y 400.
 
Justo a la izquierda del anillo de selección de sensibilidad, encontramos dos luces, una amarilla y una roja, que pertenecen al fotómetro. La electrónica de la cámara, ajustará la velocidad necesaria, para garantizar la correcta exposición, en función de la abertura del diafragma, seleccionada por el usuario. Cuando se seleccione una abertura, con la que se obtenga una velocidad de obturación, por encima de 1/500s, se encenderá la luz roja, que está asociada a una flecha de color rojo en el anillo de diafragmas del objetivo, indicándonos hacia dónde debemos girar el anillo. La flecha también se indica justo al lado de la luz y la forma de la misma luz, también representa una flecha. Si por el contrario, la velocidad de obturación calculada para obtener una correcta exposición, está por debajo de 1/30s, se encenderá la luz amarilla, con las mismas indicaciones que para la luz roja, pero con un sentido inverso de giro del anillo de diafragmas.
Dentro del visor, también son visibles las indicaciones del fotómetro, en forma de luz amarilla y roja.
 
Alrededor del obturador, contamos con un anillo de bloqueo de éste, para evitar los disparos accidentales. 
Detalle parte superior. Indicadores de fotómetro.

Justo a la derecha de la palanca de arrastre, tenemos la ventana del contador de exposiciones, de visión muy clara.

En el lateral izquierdo de la cámara, tenemos el conector para el disparo del flash, ya que en este modelo, la zapata de accesorios y para el flash, no cuenta con toma caliente de disparo.
Ventana del contador de exposiciones.

A la derecha del visor, encontramos el chequeador del estado de la batería, que no es más que un pulsador un una luz de color verde.
En la base, encontramos el botón de desbloqueo del trinquete interior de arrastre de la película, para poder rebobinarla y la tapa del compartimento de la batería, de 5.6V, hoy en día desaparecidas del mercado, por contener mercurio, totalmente prohibido hoy en día, pero que fácilmente se encuentra solución, para usar los modelos de baterías comercializados hoy en día.

Comprobador de batería.

Sin duda alguna, estamos delante de una gran cámara, que en 1966, cuando se presentó, fue una revolución. Quizás, para encontrarle un “pero” y muy subjetivo, es la falta de un bloqueo de la exposición, para poder controlarla en todo momento a nuestra voluntad, ya que es imposible conocer a qué velocidad vamos a disparar, como también es imposible, indicar a la cámara, que exposición deseamos en un momento determinado. Un bloqueo de la exposición, a través de un botón para tal fin o por la simple presión del botón de disparo, sería en mi opinión, algo que la haría una cámara casi perfecta.

Los modelos de esta misma cámara, que aparecieron en los años posteriores, como modernización de ésta, entre otras variaciones, ampliaron el rango de selección de sensibilidad de la película, algo justo en el modelo original presentado.