sábado, 29 de diciembre de 2012

Leica ABLON

Las cámaras más antiguas de la marca Leica, anteriores a las de la familia M, en las que no se puede abrir la tapa trasera, para cargar la película, eso ocurre en todas las versiones de las familias I, II y III, es necesario, que el extremo inicial de la película, esté cortado de una manera determinada. Este corte es diferente al corte estándar actual.

Hay que tenerlo muy presente, ya que si no se carga la película, con este corte especial del principio, se daña el obturador y la reparación es bastante costosa.

Si la cámara no ha sido manipulada y se conserva de forma original, todas las cámaras Leica, que necesitan este tipo de corte de la película, viene indicado a través de un pictograma, pegado en la base del cuerpo de la cámara, para advertir al usuario de esta necesidad. Esta es la advertencia que encontramos en las cámaras, al retirar la base, para cargar la película:


Advertencia de corte inicial de la pelícual
en Leica IIIf
Como se puede apreciar, el extremo cortado, es bastante más largo que el corte estándar de las películas actuales.

Este corte, se puede realizar sin más útil que unas tijeras o una cuchilla, pero Leica fabricaba un útil específico, para tal fin. Este útil recibía el nombre de ABLON y sirve de guía, para poder cortar el extremo de la película, asegurar que sea la forma correcta y que siempre quede de la misma manera.

Leica ABLON cerrado.

Leica ABLON abierto.
El útil, lleva dos pivotes, para que queden dentro de dos de las perforaciones de la película y podamos corta el lateral, con la ayuda de una cuchilla. El útil para efectuar el corte, también lo suministraba Leica, con el nombre de ABCOO, pero se puede usar una cuchilla estándar.

Si lo que pretendemos es cargar los chasis fabricados por LEICA, como pueden ser los FILCA (el nombre cambia dependiendo del modelo y de la época de fabricación), el mismo ABLON, nos permite cortar el extremo inicial de la película, para poderlo fijar al núcleo del chasis. Para ello, pasamos la película a través de la ranura que tiene una de las mitades del útil y al cerrar, el extremo en forma de triángulo truncado, nos indica la forma del corte, para que quede la forma exacta para su correcta fijación.

Un elemento muy útil, aunque no imprescindible.

martes, 25 de diciembre de 2012

El armario de las chuches

Debo confesar, que a mí me hace mucha ilusión, abrir ese armario medio olvidado, dónde he guardado cosas que ni yo recuerdo, rebuscar entre lo que hay guardado allí y reencontrármelas. Es como cuando un niño chico, mete la mano en un tarro dónde hay chuches guardadas y saca una de las que más le gustan, que ni sabía que podía encontrar.

Voy a poner un pequeño ejemplo, de lo que "reencontré" el otro día, buscando en el fondo de un armario:

Mini proyector de diapositivas.

Mini proyector de diapositivas.


Accesorio de lecturas spot,
con 1º, 5º y 10º de ángulo.
Para Gossen Profisix.

Fotómetro de célula de selenio
SEKONIC L-38

Kodak Baby Brownie
Para película de 127

Agfa Box
Cámara para película de 120

Accesorio para lecturas de ángulo cerrado
para Gossen Lunasix 3

Otra unidad de
SEKONIC L-38

Fotómetro Weston Master IV
Uno de mis preferidos

Cámara ZORKI I
Copia de la Leica II

Nikon MD-2 + MB-1
Motor Drive y compartimento de baterias
para Nikon F2

Nikon MD-4
Motor Drive para Nikon F3

Funda de cuero para
Nikon F2



domingo, 23 de diciembre de 2012

Mostra de Super 8

Os recomiendo encarecidamente, la "Mostra de Super 8", que este año celebra su cuarta edición, en el Pati Llimona de Barcelona.

Yo asistí a la anterior edición y puede comprobar la excelente organización, el nivel de las filmaciones presentadas y la dedicación de los aficionados.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Zapata para accesorios Hasselblad

Otro de los detalles que me resultaron muy curiosos, de las cámaras Hasselblad, fue el sistema de fijación de los accesorios. A diferencia de la gran mayoría de cámaras, que utilizan la zapata para flash y accesorios estandarizada, Hasselblad utiliza un sistema de fijación tipo guía, aprovechando el emblema lateral de la cámara.

Hasselblad tiene una extensa gama de accesorios y de adaptadores, para fijar sobre dicho emblema.

Logo y zapata de accesorios.
Hasselblad 500 C

Logo y zapata de accesorios.
Hasselblad 500 C

Nivel de burbuja.

Numeros de serie HASSELBLAD

Recuerdo que cuando me cuestioné comprar mi primera Hasselblad, empecé a informarme sobre esta marca sueca y sus cámaras, para poder adentrarme en el mundo Hasselblad.

Lo primero que me llamó la atención, fue la manera que tiene para seriar sus productos o mejor dicho, para datar su fabricación.

Para ello, delante del número de serie, siempre aparecen dos letras mayúsculas. Cada letra, representa un número y entre los dos, el año de fabricación, si se precede del número 19.

Lo que me resultó más curioso, es el código que relaciona la letra escrita, con el número al que representa. Sabiendo que el nombre del fundador de la marca, es Víctor Hasselblad, entenderemos mejor el código:

V H P I C T U R E S
1 2 3 4 5 6 7  8 9 0

dónde las primeras letras V H, son sus iniciales.

Veamos unos ejemplos:

-Primer ejemplo, un chasis A12:

 

Veamos un zoom del número de serie del chasis:


En este caso, UI=74  o mejor dicho, del año 1974. Así pues, se trata de un chasis A12, del 1974.

-Segundo ejemplo, el cuerpo de una 500 C:


En este caso, TT=66, corresponde al año 1966.

-Siguiente ejemplo, un chasis A12, sin automatismo de carga de película:


En este caso, TI=64, del año 1964.

Como he comentado al principio, siempre me ha parecido curiosa esta manera de datar los productos y hacer siempre alusión a su fundador.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Película 620

La película llamada 620, es el formato de película que utilizaba la empresa Kodak, para sus cámaras de Formato Medio, mientras la mayoría de las cámaras de ese formato, utilizaban y utilizan, el formato más estandarizado de 120.

En realidad, la única diferencia que existe entre ambos formatos, es el diámetro del carrete de la película, que en el formato de 620 es de menor diámetro que el de 120.

Para poder utilizar las cámaras fabricadas para usar el formato de película de 620, podemos cargar un eje (spool) de formato 620, a partir de un rollo de película de 120 estándar. El problema es que deberemos realizar esta operación, en completa oscuridad y no podemos cargar la película directamente, porque de esta manera, quedarían invertidos el final de la película, con el principio. Esto nos obliga a realizar la operación dos veces. Es decir, pasar primero la película de formato 120, a otro eje vacío de 120 (y de esta manera invertir principio con final), para finalmente cargar el eje de 620.

Aquí se puede ver la diferencia que existe entre ambos ejes:

Izquierda: 620      -      Derecha: 120

Bolsas Billingham

A lo largo de los años, he tenido la oportunidad y la gran suerte, de probar muchos tipos de bolsas, para mi equipo fotográfico. Bolsas de diferentes tamaños, de diferente concepto, constitución, material de fabricación, de muchas de las más famosas marcas, cómo Lowepro, Samsonite, etc. pero las que más me gustan, con diferencia, son las de la marca Billingham.

Son bolsas ligeras, suaves, bien construídas, adaptables, rápidas de abrir y con poco aspecto de bolsa fotográfica.

Si bien es cierto, que su precio es elevado, debido a su durabilidad, existe un mercado de segunda mano, extenso, variado y muy interesante, a precios más ajustados.

A lo largo de los años, me he ido haciendo con algunas bolsa de la marca y nunca me han defraudado. No todas tienen las mismas características y entre algunos modelos, hay bastante diferencia, pero todas ellas cubren las necesidades del fotógrafo más exigente.

Está claro, que no son bolsas pensadas para ser muy maltratadas, ni para condiciones muy duras y no se van a encontrar muy bien, en la montaña o realizando deportes extremos.

Se fabrican en tres colores, negro, verde y color crema, que es el que más me gusta a mí.

Estas son las mías:

Maleta Yashica

Uno de los temas más interesantes y que más me gustan, del mundo de las cámaras clásicas, es el de los accesorios, como son, las fundas dedicadas y las maletas que se fabricaban antes, para transportar o guardar las cámaras.

Hoy, quería mostrar una maleta dura, fabricada por y para Yashica. En ella, cabe perfectamente una Yashica Electro 35, varios filtros, el parasol, varios rollos de película y bastantes accesorios más.

El que sea rígida, aumenta la protección de la cámara frente a los posibles golpes, aunque no es tan cómoda para llevar, porque no se adapta al cuerpo.




domingo, 9 de diciembre de 2012

Leica Summaron

Una lente, está definida por su características de definición, acutancia, contraste, flare, etc. y en el resultado, interviene la distancia focal, el número de elementos y apertura máxima, entre otros factores. Estoy de acuerdo, pero hay algo difícil de definir y muy fácil de apreciar y es lo que en fotografía llamamos "bokeh". Buscando una traducción, que pudiera servir de definición de esta palabra, aplicada a la fotografía, podríamos decir "redondez" o quizás "equilibrio", dónde se reunen todas las características de la lente, para resumirse en sólo una, que nos transmita una sensación agradable y buscada.

Bien, para mi gusto, el Leica Summaron, tiene el bokeh, que a mí me gusta. Esa redondez y equilibrio entre contraste y definición, que para mí son perfectas. Está claro, que no tiene la definición de un Summicron ni la rapidez de un Summilux, pero consigue para mi gusto, una mezcla perfecta de cualidades.

Es pequeño, compacto, agradable de usar y muy resolutivo. El único "pero" que siempre le he encontrado, es que la lente gira, modificando el enfoque, si queremos mover el anillo de diafragmas sin sujetar el anillo frontal o sin fijarlo en la posición de enfoque a infinito. Por todo lo demás, una lente, para mi gusto, muy buena, que el tiempo le ha hecho poca justicia y está poco valorado.




Fabricante: Leica.
Nombre: Summaron.
Distancia focal: 35mm (3,5cm)
Apertura máxima: f: 3,5

sábado, 8 de diciembre de 2012

Leica Metraphot - Leica Meter 2

Leica ha fabricado diversos fotómetros, con diferentes características cada uno, adaptables a los usos y necesidades de cada fotógrafo.

Voy a mostrar, los dos fotómetros Leica que tengo, a parte de los MR4, que eran más pensados para las "modernas" Leica M. Es el caso del Leica Metraphot y el Leica Meter 2. Ambos, basados en el uso de células de selenio, que producen una pequeña tensión, al recibir luz. Precisamente este elemento es el principal talón de Aquiles de estos fotómetros, ya que con el paso del tiempo, estas cálulas, se agotan y dejan de producir la tensión necesaria, para mover la aguja del voltímetro.

El Leica Meter-2, muy pequeño, compacto y fácil de usar. Aunque parezca mentira, mucho más preciso de lo que uno podría pensar y perfectamente utilizable, si la cálula de selenio está en uso todavía.

Este fotómetro, tiene unas guías en la ventana de entrada de luz, para recibir un accesorio difusor.

Leica Meter 2

Leica Meter 2

Leica Meter 2

Leica Meter 2

El Leica Metraphot, es un fotómetro más completo y preciso. Acepta varios accesorios, para aumentar su sensibilidad y poderlo utilizar en mediciones en escenas muy poco iluminadas. La mayor amplitud de la escala, hace que la selección sea más exacta.

Leica Metraphot, en su caja original.
 
Leica Metraphot.


Leica Metraphot.

Leica Metraphot.

Leica Metraphot.
 
Leica Metraphot y caja original.

Leica VIDOM y VIHOO

Leica, ha fabricado infinidad de visores externos a la cámara, adaptables a la zapata de accesorios, para poder encuadrar bien la imagen, en las cámaras que tienen un visor integrado, carente de máscaras variables, en función de la distancia focal de la óptica utilizada.

Hay dos tipos de visores externos, los que sólo sirven para una determinada distancia focal y los que tienen máscaras ajustables, según la distancia focal de la lente utilizada. Los primeros, son más luminosos, pero necesitamos un visor para cada distancia focal. Los segundos son menos luminosos, pero un sólo visor, cubre varias distancias focales.

De los visores con máscaras variables, los más famosos son el VIDOM y el VIHOO. Tanto uno como el otro, cubren las distancias focales comprendidas entre el 35mm y el 135mm, pero la gran diferencia es que en el VIDOM, la imagen visualizada, es inversa horizontalmente (como ocurre en las cámaras de visor de cintura) y en el VIHOO, la imagen está corregida, a través de un prisma y de ahí, su mayor tamaño.





Ambos visores, tienen un ajuste en su base, para corregir el error de paralaje, en función de la distancia al sujeto a fotografiar.

Las marcas fijadas en el VIDOM, para las diferentes distancias focales, son: 3,5/5/7,3/9/10,5/13,5 cm, (que es lo mismo que 35/50/73/90/105/135 mm).

Leica VIDOM con su estuche original de cuero.

Leica VIDOM vista lateral.

Leica VIDOM vista trasera.

Las marcas fijadas en el VIHOO, para las diferentes distancias focales, son: 3,5/5/8,5/9/13,5 cm, (que es lo mismo que 35/50/85/90/135 mm).

Leica VIHOO vista trasera.

Leica VIHOO vista trasera (2ª unidad).

Leica VIHOO Vistas laterales.
Ambos visores son perfectamente utilizables y muy útiles. El VIDOM es más ligero y pequeño, pero la imagen está invertida horizontalmente. El VIHOO es más grande y pesado, pero la imagen sí está corregida.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Cambio de junta de estanqueidad

Las cámaras llevan una junta de estanqueidad, entre el cuerpo de la cámara y la tapa trasera. Esta junta está adherida al cuerpo de la cámara, situada en el fondo de un pequeño rebaje y sella la unión entre el cuerpo y el canto de la tapa posterior, para evitar que entre luz y polvo en el interior de la cámara, justo dónde está la película.

Las juntas son siempre de color negro, para absorver la luz que incida sobre ella, pero en lo que respecta al material utilizado, podemos decir que hay dos tipos de juntas principalmente, las que son de un material textil (como una fina cuerda, de hilos trenzados) y las que son de espuma. Las primeras soportan muy bien el paso del tiempo y podemos encontrar juntas con más de 50 años, en un estado más que aceptable, pero en el caso del segundo tipo, dificilmente llegarán a sobrevivir más de 25 años, en buen estado. En caso de encontrarse en mal estado, la junta no va a cumplir su función y podemos tener problemas de entradas indeseadas de luz, que incidan sobre la película y para solucionarlo, sólo nos queda la opción de cambiarlas, por una junta nueva.

Es una operación fácil, pero requiere paciencia y un poco de habilidad. Veamos cómo se procede.

Las juntas en mal estado, se convierten en una masa pegajosa y con un volúmen muy reducido. Deberemos retirar todo resto de junta vieja, con la ayuda de un destornillador fino, unos mondadientes de madera y un poco de alcohol. Una vez retirados los restos, procederemos a limpiar todo el encaje, con la ayuda de un trapo de algodón y el alcohol. Este es el aspecto del encaje, una vez retirada la junta vieja:




Una ver retirada la junta vieja en mal estado y de haber limpiado el fondo del encaje, tendremos que preparar la nueva junta. Se venden unos kits de material para las juntas, de diferentes espesores, que tendremos que cortar a la anchura adecuada, mediante una cuchilla bien afilada. Yo utilizo estas juntas, de tres grosores diferentes:



Este es el resultado final, una vez cambiada la junta, preparada para otros 30 años más: