domingo, 29 de abril de 2018

Tipos de exposímetros.

A continuación, voy a tratar de hacer un breve repaso a la historia de los exposímetros (fotómetros), ordenados cronológicamente, partiendo de los más antiguos hasta los más actuales, clasificados como de extinción, célula de selenio, célula de sulfuro de cadmio (CDs) y por último, de fotodiodo de silicio.

Exposímetros de extinción.

Aparecidos en finales del S-XIX, se consideran los primeros exposímetros diseñados para la medición fotométrica de la escena. Su funcionamiento es puramente óptico. No utilizan ningún tipo de batería, ni utilizan ninguna fuente de energía elécgtrica para funcionar. De hecho, ni disponen de ningún circuito eléctrico. Simplemente, cuentan con un sistema óptico, basado en diferentes diafragmas y/o filtros, tal que los rayos de luz que penetran en el dispositivo, a través de él, iluminan una serie de números, que pueden verse a través de un visor. Según la cantidad de luz que entre, puede verse una serie numérica u otra. Existen diversos tipos y métodos de lectura de éstos, pero lo más habitual es que la medición la marque la cifra más alta que se es capaz de visualizar.

Como ejemplo, he tratado de fotografíar lo que se puede visualizar en el visor del fotómetro de extinción de una cámara Paxette:

Exposímetro de cámara Paxette

Cámara Paxette

Ventajas:
  • No necesitan batería para funcionar.
  • No disponen de ningún elemento propenso a desgaste.
  • Perduran en el tiempo en muy buen estado.
Inconvenientes:
  • Carecen de exactitud.
  • Son muy poco sensibles y se hace muy difícil o imposible, hacer lecturas en escenas poco iluminadas.
  • La lectura es efímera, puesto que nada memoriza la lectura.

Exposímetros con foto-célula de selenio.

Aparecidos en los años 30', como mejora cualitativa de los anteriores exposímetros de extinción, éstos disponen de una foto-célula fotovoltaica, que al incidir la luz sobre ella, generan una pequeña cantidad de corriente, capaz de mover la aguja del medidor, gracias al campo magnético de una bobina. El circuito eléctrico, cuanta con un sistema de resistencias ajustables (colocadas en serie y paralelo), que sirven para ajustar y calibrar la medición.

Exposímetros de foto-célula de selenio

Para poder disponer de precisión en la medición, se solía regular el flujo de luz incidente a la foto-célula, mediante tapas más o menos perforadas, que se podían seleccionar. Algunos, para conseguir poder realizar lecturas en escenas poco iluminadas, añadían a elección del usuario, foto-células adicionales, que aumentaban la corriente generada y así, hacerlos más sensibles.

El ángulo de medición es muy amplio, debido a la gran superficie de la foto-célula, lo que los hacen excelentes para realizar medidas de luz incidente. Por el mismo motivo, son menos apropiados para las lecturas de luz reflejada, puesto que no se dispone de precisión para poder seleccionar con exactitud, la zona dónde se realiza la lectura.

Las foto-células de selenio requieren de un corto tiempo de espera entre lecturas, puesto que adolecen de una pequeña memoria de respuesta. El no respetar ese espacio de tiempo entre lecturas, puede falsear el resultado. En otras palabras, podríamos decir que no hay que tener demasiada prisa al usarlos, puesto que una buena lectura, no se puede realizar de forma instantánea.

Exposímetro de foto-célula de selenio

Accesorio para lectura de luz incidente

Weston Master - Invercone

Detalle de control de luz

Ventajas:
  • No necesitan batería para funcionar.
  • La medición es muy precisa.
  • Posibilidad de disponer mecanismo de retención de la lectura.
  • Muy manejables, debido a su tamaño reducido y su peso reducido.
  • Excelentes para lecturas de luz incidente.
 Inconvenientes:
  • La foto-célula se agota con el paso del tiempo, lo que provoca una insuficiente generación de corriente y por ello, lecturas erróneas.
  • Poca precisión para realizar lecturas de luz reflejada.
  • Cierta lentitud en la respuesta. 

Exposímetros con célula de Sulfuro de Cadmio.

Aparecidos en los años 60', estos exposímetros, substituían la foto-célula de selenio, de los predecesores, por una célula de sulfuro de cadmio, que a diferencia de los anteriores, ésta no genera corriente, si no que actúa a modo de resistencia variable, en función de la cantidad de luz incidente. Esto implica la necesidad de utilizar una batería, como fuente de energía capaz de crear el campo magnético capaz de mover la aguja del medidor.

Leica Meter MR4

Estos exposímetros supusieron un salto cualitativo y sobretodo, cuantitativo en su sensibilidad de lectura, pudiendo realizar lecturas muy poco iluminadas. No en vano, se usaron nombres comerciales para algunos aparatos, como Lunasix (fabricado por Gossen), haciendo alusión a la gran sensibilidad de la que disponía.

Interior de Gossen Lunasix 3

El ángulo de medición, pasa a ser de unos 30º, lo que los hace muy apropiados para lecturas de luz reflejada. Incluso, aparecen accesorios para reducir el ángulo de medición y así, poder realizar lecturas casi puntuales (spot). De igual forma que los anteriores, se disponen de semiesferas traslúcidas, para realizar lecturas de luz incidente.

Las células de sulfuro de cadmio adolecen de falta de linealidad en su respuesta, en función de la longitud de onda del haz de luz que le llega. Presentan una sensibilidad poco uniforme, en función del tipo de luz. Para no extenderme sobre este tema, podríamos resumirlo en una baja sensibilidad a la luz azul, lo que los hace ligeramente inestables en la lectura, según a la composición de la luz a medir. Pensemos que el espectro de la luz solar contiene una gran cantidad de luz azul, a diferencia de la luz proveniente de lámparas incandescentes (tungsteno), que presentan un espectro pobre en esa longitud de onda (luz cálida, de tonos rojizos).

Uno de los principales problemas que presenta la célula de sulfuro de cadmio, es la reducida gama de sensibilidades, a las que puede trabajar. Es decir, si se diseñaba el exposímetro para poder realizar lecturas en zonas poco iluminadas, el circuito se saturaba al realizar lecturas de zonas muy iluminadas. Para solucionarlo y poder disponer de cierta exactitud en la lectura, estos exposímetros suelen contar con dos escalas, una dedicada a las lecturas en escenas poco iluminadas y otra para las escenas más iluminadas. Para conseguir estas dos gamas de sensibilidad diferentes, se realizan las mediciones de escenas poco iluminadas, permitiendo el libre acceso de los rayos de luz a la célula, intercalando filtros de densidad neutra o láminas perforadas, delante de la célula, para las mediciones de escenas más iluminadas.

Un ejemplo de ello, lo podemos ver en los Gossen Lunasix 3.

Gossen Lunasix 3

La mayoría de estos exposímetros, utilizan baterías de 1,35V, que actualmente no se fabrican por haberse prohibido, debido a su alto contenido en mercurio. Las baterías comercializadas actualmente, si bien están disponibles en el mismo formato, en cuanto a forma y dimensiones, no lo son en cuanto a tensión, puesto que solo están disponibles con una tensión de 1,5V. Este hecho hace que sea un inconveniente para poder usar estos fabulosos exposímetros, que si bien existen diversas alternativas paliativas, como lo son las baterías de zinc/aire o los adaptadores de tensión de diodo zenner, la única solución que permite mantener la misma exactitud que ofrecían originalmente, pasa por la recalibración y ajuste interno del circuito eléctrico.

Ventajas:
  • La medición es extremadamente precisa.
  • Alta sensibilidad (posibilidad de lectura en escenas con niveles bajos de iluminación).
  • Excelentes para lecturas de luz reflejada.
 Inconvenientes:
  • Baja sensibilidad al espectro azul de la luz.
  • Necesidad de seleccionar escala de medición.
  • Dependencia de batería, generalmente no disponibles en la actualidad.

Exposímetros con fotodiodo de silicio.

Ya a finales de los años 70', aparecieron los primeros exposímetros con fotodiodos, como sensor para realizar la lectura de la luz. Los fotodiodos eran extremadamente más sensibles que ningún otro sistema anterior y poseen una muy amplia gama de sensibilidades. Esto les permite hacer lecturas en escenas muy poco iluminadas y en las altamente iluminadas, sin necesidad de cambiar ninguna escala ni intercalando ningún tipo de filtro o tamiz, entre la fuente de luz y el receptor.

Con la incorporación del fotodiodo, se mejoró sustancialmente, la equidad de respuesta, independientemente de la composición de la luz y los podemos considerar como de respuesta lineal. Esto permitía realizar indistintamente, lecturas en escenas iluminadas por cualquier fuente de luz, con la misma exactitud.

Sin lugar a dudas, estos exposímetros significaron un gran avance para la fotografía, en cuanto a la fotometría y fueron de gran ayuda para fotógrafos profesionales, que necesitaban lecturas muy precisas, para poder exponer con idoneidad, películas con emulsiones muy exigentes, que adolecían de una escasa latitud de exposición.

La alta velocidad a la que responden los fotodiodos, permitió la incorporación de sistemas de medida para flash. Algo que fue muy bien acogido por los fotógrafos de estudio. A continuación, dos Gossen, el Lunasix F, con medición de luz de flash y Profisix, un exposímetro puramente profesional.

Gossen Lunasix F - Gossen Profisix

Con la incursión de los fotodiodos, aparecieron los exposímstros con lectura en pantallas de cristal líquido (digitales) y permitió reducir significativamente el tamaño de los dispositivos:

Sekonic Twinmate L-208 - Polaris

Voigtlander VC Meter II

Ventajas:
  • Medición todavía más precisa.
  • Gran practicidad.
  • Amplia gama de sensibilidades.
  • Linealidad frente a cualquier fuente de luz.
 Inconvenientes:
  • Dependencia de una batería.

Accesorios.

La necesidad de realizar lecturas puntuales de luz reflejada, motivaron la aparición de diversos accesorios para adaptarlos a los exposímetros y conseguir tal fin.

Accesorios para reducir el ángulo de lectura

Puesto que es un tema mucho más extenso, he pretendido dar una breve explicación de tipo de exposímetro y hacer un breve resumen de las principales características de cada uno, sin adentrar en aspectos técnicos.

Espero haya sido de vuestro interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario