domingo, 23 de junio de 2013

Anillos de diafragma en objetivos Leica

Hace unos días, hablando con una persona que conozco, del mundo del coleccionismo de las cámaras fotográficas, salió el tema de las diferentes versiones del Leica Summaron, porque él tenía a la venta, ambos modelos. En concreto, un primera serie y un segunda serie, ambas de montura a rosca y f:3,5.

Le comenté, que era curioso ver, cómo en el Summaron f:3,5 primera serie, era complicado y casi imposible, mover el anillo de diafragmas, sin girar el objetivo entero, y en consecuencia, variar el enfoque, a menos que se tenga trabado en la posición de enfoque a infinito. Si no se da esta condición, debemos sostener el cuerpo del objetivo con una mano y girar el anillo de diafragmas con la otra. Todo y así, como comenté, es poco menos que imposible, evitar que no gire algo el cuerpo del objetivo y se varíe el enfoque.

Leica Summaron - 35mm - f:3,5

Esto es algo, que ya no ocurre en la segunda versión, en el que el enfoque, no se realiza por el movimiento completo de la lente, si no que, el ajuste se realiza de forma interna, separando los dos cuerpos que lo componen. Este conocido, no se había percatado de esta particularidad y lo pudo comprobar “in situ”, ya que tuvimos acceso a los dos objetivos.

Por otra parte, si nos fijamos, por ejemplo, en el Elmar primera serie, veremos que el anillo de selección de diafragmas, está en el frontal del objetivo. Esto implica varias cosas. Una de ellas, es que debemos girar completamente la cámara hacia nosotros, para poder tener acceso al anillo y poder leer las inscripciones de los valores de aberturas. Lo segundo, que el acceso al anillo se hace un tanto complicado, si usamos un parasol (elemento muy útil y aconsejable en este tipo de lentes, en las que el recubrimiento no es todo lo efectivo que podemos esperar y con él, podremos evitar o por lo menos reducir, el efecto “flare”, del que ya hemos hablado en el blog) y no digamos lo difícil que se hace, si montamos un filtro. En este caso, ya no es sólo difícil, si no que es imposible, a menos que retiremos cada vez el filtro.

Leica Elmar I - 50mm - f:3,5

Son varias coincidencias, en objetivos de épocas similares. ¿Puede que Leica contase con que el no tener acceso fácil al cambio de abertura del diafragma, no fuese un problema? Todos sabemos, que la filosofía de una cámara de la marca alemana, ha sido siempre y sigue siendo, la rapidez del uso, su disponibilidad absoluta y no perder una buena fotografía, de algo que sucede en un instante, por culpa de la cámara. De hecho, Leica no aconsejaba usar tapas frontales en los objetivos (aunque las fabricaba y comercializaba), por dos motivos, el primero, porque no pueda ser olvidado puesto en el momento de hacer una fotografía, ya que al ser una cámara telemétrica, no nos percatamos del problema y segundo, por no perder tiempo quitándolo y el fotógrafo pueda perderse una buena toma.

Todos los usuarios de cámaras, con la finalidad de realizar fotografías rápidas, para las llamadas “street walk” (paseos callejeros), saben la importancia que tiene tener la cámara siempre a punto, usando diferentes técnicas, como la del enfoque a la distancia hiperfocal -para no atender al enfoque y perder tiempo- o el aprovechamiento de la latitud de exposición de la película, para tampoco atender en exceso sobre la fotometría. ¿Puede que Leica pensase, que se utilizaría la cámara en la condición de prioridad de diafragma, dejando un valor fijo y variando la velocidad de obturación si es preciso?



No hay comentarios:

Publicar un comentario