domingo, 8 de septiembre de 2013

Pequeño truco para cargar espirales.

En esta ocasión, me gustaría comentar un pequeño truco, que siempre que lo he explicado, a modo personal, ha causado una muy buena aceptación y con el tiempo, las personas a las que les he explicado este pequeño truco, me han confirmado que las ha sido de gran utilidad. Es por esto, que he decidido ponerlo en el blog.

Muchos principiantes (y no tan principiantes), que deciden revelar ellos mismo la película, me han confesado, que les supone un problema y hasta un momento de pánico y ansiedad, en el instante en que apagan la luz del laboratorio (lavabo, cuarto oscuro, etc.) y se encuentran con la espiral vacía en una mano y el carrete con la película, en la otra.

Me comentan, que les supone un gran problema el tener que abrir el chasis, para extraer la película y que muchas veces, todo termina mal, con las tijeras fuera de la habitación, el dedo cortado, la espiral por el suelo y la moral también.

Bien, yo siempre les he dado el mismo consejo y de momento, a todas estas personas, les ha funcionado y de eso se trata, hacer las cosas más fáciles, para que no haya nunca arrepentimiento en haberse iniciado en el mundo del laboratorio y el revelado químico.

Es muy fácil. Se trata de preparar la película, antes de entrar en el cuarto oscuro y que una vez dentro, esté todo bajo control y no se pueda presentar, ningún problema imprevisto. Para ello, aprovechando que el principio de la película ya quedó velado, cuando cargamos la cámara y que al pasar las tres o cuatro primeros disparos en blanco, no hay ninguna exposición en los primeros 20cm, prepararemos este extremo, con la luz encendida.

Para poderlo llevar a cabo, previamente tenemos que realizar una de las dos soluciones siguientes:

  1. Tomar la precaución de no bobinar completamente la película, una vez la hayamos expuesto y así, al extraer el carrete de la cámara, nos quedará el principio de la película, fuera de él. Para realizarlo, es tan fácil, como el de rebobinar, hasta que notemos una resistencia superior al final del proceso del arrastre, que se presenta, en el momento que el extremo de la película, que al cargarla en la cámara, quedó doblado y al volver a pasar por el plato de presión de la cámara, ofrece una resistencia notablemente superior al que ofrece la película lisa. Esto puede ser un problema, en las cámaras de rebobinado automático motorizado, en las que no podamos seleccionar un bobinado manual o precisamente, la función de rebobinado para dejar el inicio de la película, fuera del chasis, que ofrecen algunas cámaras.
  2. Extraer del chasis, el principio de la película, mediante un extractor específico, como el que se ve en la fotografía.
Espiral, chasis y extractor de película.

Una vez fuera el extremo de la película, cortamos el tramo del corte curvo, para dejar un final, completamente recto. Para ello, debemos tener la precaución de cortarla por la parte final de las perforaciones, para que el extremo quede sin perforaciones cortadas.

Con el extremo cortado en recto, practicaremos unos pequeños cortes en bisel (45º) en las esquinas, para facilitar el deslizamiento dentro de las guías de la espiral. La película, debe quedar con este aspecto:

Detalle de la película una vez cortada y preparada
para ser cargada en la espiral.

Una vez hayamos realizado todo lo anterior y muy importante ¡con la luz encendida!, procederemos a introducir una pequeña poción de película (unos 2cm) en la espiral. Con el pulgar, pellizcamos la zona de las perforaciones de la película, justo con el canto de la espiral, para que no pueda salirse, apagamos la luz del cuarto oscuro y entraremos la película en unos pocos segundos y sin contratiempos que nos puedan poner nerviosos.

Inicio de la carga de la película en la espiral.

Tenemos que tener también la precaución de llevar unas tijeras en el bolsillo, para que una vez toda la película cargada en la espiral, cortaremos el extremo final, para separar el chasis.

Yo acostumbro a prepararme el tanque, siempre de la misma manera, para que cargar la espiral en el tanque, sea sólo una operación sin más importancia y no dejemos nada olvidado.

Espero que os pueda servir de ayuda.

2 comentarios:

  1. Buen consejo! Si no tienes paciencia y no te apañas con el extractor de películas hay un truco un poco mas tosco pero eficaz; una vez en la oscuridad abrir el chasis con un abrebotellas (como abrir un quinto!). Si no tenemos tijeras puedes también doblar el principio del carrete con los dedos y ya tienes el borde recto y sin las perforaciones que pueden dificultar la carga de la película. El rillo i alma del chasis no se suele resistir a un tirón fuerte ;) Mucho menos sutil pero eficiente, dou fé!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen aporte Joan! Siempre es bueno tener un plan B, por si un día te olvidas el extractor de película y se te ha quedado dentro el extremo, al rebobinar.

      Muchas gracias por colaborar en el blog.

      Eliminar